El Restaurador de antiguedades

En plena onda “retro” la restauración de elementos antiguos es una actividad con una demanda en continuo ascenso. A mitad de camino entre arte y oficio, el trabajo de restaurador de antigüedades es una ocupación que no tiene escuela ni academias, aunque si grandes maestros.

Todas las personas que se desempeñan en esta clase de labores, han desarrollado sus técnicas y habilidades de forma mayormente autodidacta, mediante la observación y práctica, gracias a esto, han logrado convertir desvencijados trastes en desuso, en bellas piezas.

Y aunque Soplete antiguo sin restaurarel oficio data de largo tiempo atrás, fue el boom postmoderno de los ’90, que combina elementos de última generación con otros del pasado, lo que provocó una pequeña explosión de este tipo de profesionales, a sabiendas de la amplia demanda que tienen sus producciones.

Es por esto mismo que las antiguedades, aún sin reparar, son también más cotizadas en la actualidad, sobre todo si no demandan un gran trabajo de reparación, y pueden ser rápida y sencillamente restauradas para su reventa.

El trayecto del restaurador

El trayecto de cualquier restaurador, comienza en casas de remate, mercadillos, anticuarios, o demoliciones, para buscar comprar a precios relativamente bajos piezas del pasado, que si bien a veces están dañadas o deterioradas, deben encontrarse en unBaño de desengrasante relativo buen estado, o nada se podrá hacer con las mismas, puesto que el excesivo trabajo que demanda restaurar una antigüedad difícilmente es debidamente pagado por un comprador.

Una vez que se tiene la antiguedad, estos profesionales consultarán catálogos de viejas piezas fSoplete restauradoamosas, para encontrar los patrones necesarios para efectuar la restauración. De esta forma, observando el diseño, los colores, y las texturas, les será posible saber como regresar a esta antigüedad todo su esplendor perdido.

Por cierto que el trayecto no está exento de dificultades: la mayoría de las partes que deben ser reparadas o repuestas ya no se fabrican más, y es allí donde entra en juego la capacidad, la habilidad y el ingenio del restaurador, para lograr crear réplicas exactas de las mismas piezas o poder reemplazarlas por otro tipo de piezas, sin que estas desarmonicen el objeto.

Hornillo antiguo antes de ser restauradoHornillo antiguo restaurado

Pinterest
Bookmark and Share

2 Respuestas

  1. nestor 04/01/2007 / 12:13 am

    muy buena pagina desde venezuela

  2. Arquetu 13/02/2008 / 8:44 pm

    Interesante artículo. Sería interesante ampliarlo.
    Hay diversas formas para atacar los problemas en la restauración de una pieza, porque cada maestrillo tiene su librillo, pero cada vez se pierden más páginas de ingenio a costa de productos más fáciles.

Los Comentarios están cerrados.